TRUCOS PARA APROVECHAR ESPACIOS PEQUEÑOS

Durante el confinamiento muchos hemos “envidiado” las grandes casas, las casas con jardines y con piscinas, no hemos inventado una máquina que haga crecer los metros de nuestra casa, pero os traemos algunos truquitos para aprovechar los espacios pequeños y que los metros cuenten por dos.



Lo primero, las claves para aprovechar bien espacios pequeños son:

- Tener en cuenta las características del espacio.

- Adaptarnos al espacio, quiere decir ser consciente del espacio.

- Intentar que todos los elementos tengan alguna finalidad.

- Acomodar las dimensiones de los muebles al espacio.

- No renunciar a las plantas.

- Plano en mano, cual mapa del tesoro. Repasa tu casa en busca del rincón perdido.

Parece muy fácil, aprovechar el espacio, pero es todo un arte. Nuestra máxima debe ser: ocupar el sitio justo.


Aquí vamos con algunos trucos para aprovechar al máximo espacios pequeños:


1. Separar ambientes. Cuando disponemos de poco espacio, como podría ser un loft diáfano, para separar el salón de tu dormitorio puedes usar un armario o una estantería alta (que además te aporta espacio extra de almacenaje).

2. Elevar la cama. Debemos borrar la idea de cama elevada asociada a un dormitorio juvenil. Este es un trucazo para aprovechar espacios, ya que nos da una parte extra de almacenaje, además cada vez está más de moda.

3. Empotrar electrodomésticos. Te hace ahorrar muebles y aporta una mayor sensación de orden y limpieza a la estancia.

4. El mayor problema de los espacios pequeños es la falta de almacenaje, puedes usar almacenaje en sofás, butacas, puff… donde puedes guardar las mantas o sillas plegables.

5. La barra en la cocina es un must para espacios pequeños sirve como lugar para desayunos y cenas o para dividir estancias, ahorrándote espacio. Además, si tienes una cocina pequeña es un extra de encimera que es muy útil.



6. Las paredes existen, ¡aprovéchalas! No solo sirven para colgar cuadros, coloca estantes, cuanto más arriba, mejor (de esta forma lo que almacenes no quedará a la vista).

7. Aprovecha tu recibidor, apuesta todo a esta zona. Luz a raudales, un banquito para descalzarse, unos cestos para los zapatos y una balda para las llaves.

8. Un comedor pequeño con pocos metros, la solución un banco. Las sillas necesitan más espacio para retirarse hacia atrás, pero el banco siempre estará ahí y nos dejará un espacio extra de almacenaje. Además, los bancos consiguen algo imposible para las sillas: aprovechar las esquinas.

9. ¿Quién no ha soñado con un vestidor? Es más fácil de lo que parece, quita las puertas de tu armario, pon delante una pared que no llegue al techo, para que pueda pasar la luz y listo. Ocupará casi el mismo espacio que usas al abrir el armario. Además, ganarás una pared.

10. La luz es tu principal aliado. La luz natural amplia. Poténciala impidiendo que nada la bloque, ni tabiques, ni muebles, ni telas muy opacas…Intenta destinar las estancias más luminosas a aquellas que más uso tienen durante el día.


11. Un pequeño truco es adaptarnos a la forma de la estancia. Si esta es regular distribuye los muebles en línea. Si es cuadrada o irregular en forma de “L” te ayudará a aprovechar el espacio. Si es muy irregular: las piezas redondas (mesas, pufs) son la clave.

12. Si tienes la opción: 1 grande mejor que 2 pequeñas. Así conseguirás evitar recorridos innecesarios y ganarás metros útiles.

13. Recuerda menos, es más. Esto es aplicable tanto al número de muebles como a su forma, cuanto más lisos y rectos sean, mejor circulará la luz y más grande parecerá el espacio. Por supuesto, las piezas grandes colócalas junto la pared, la estancia crecerá y no bloquearán la luz.

14. Relaciona los ambientes. El mismo suelo o un mismo color en las paredes de las estancias contiguas hará que estas parezcan una y su espacio más grande. Utiliza lamas largas o azulejos de tamaño XL sin juntas o microcemento, ayudan a ampliar el espacio.

15. La palabra clave para liberar espacio y que tu casa parezca más grande es: ALMACENAR. No utilices mil muebles para guardar, es mejor un mueble grande capaz de guardar todo. Hacerlo a medida es la mejor opción. Además, hazte amiga de las cestas, cajas… y libera las superficies tanto como puedas. Dará sensación de más espacio y parecerá más limpio.

16. Por último, el blanco y los espejos. Son los mejores aliados para las estancias pequeñas. Ningún color como el blanco y los tonos neutros para reflejar y multiplicar la luz. No solo en la pared, sino en las piezas más voluminosos (sofás, armarios, muebles…). Junto con los espejos harán que la estancia gane profundidad y parezca mucho más amplia.

Utiliza estos consejos y ganarás metro, pero no olvides darle siempre a tu estancia tu toque personal.